domingo, julio 02, 2017

Espacios de Mi

Crisálida dormida en crisantemo azul.                           Sangre esparcida sobre un vientre contraído.              Oso rojo con ojos de botones duerme en cuna mecedora.                   Taza de matecocido y un pan sobre una mesa oscura.                                   Rincones sin nada.             Habitación con una pequeña cama con acolchado de plumas y a su lado una cuna negra y rotoza.                      Colectivo 60 amarillo y trompudo con un fantasma dentro.                Tocadiscos de The Beatles,  Abba y Doors.                      Canas flotan en un plato de sopa.                       Jardín de limoneros secos.                                    Palomas blancas picotean ojos.                      Mujer sin ojos.                     Niña con grandes ojos.       Bebé pálido.                         Hombre pálido.                   Cadáveres.                           Plazas sin niños.                 Navidad sin Jesús.              Dios sin barba.                     Biblia en el fuego.                Manicomio encandilante.                       Cadáveres.                           Teatros vacíos.                   Boleterías cerradas.          
Una puerta entreabierta al final de un pasillo y una luz brillante brotando de su pestillo.


Tajito

Tajito dijo el doctor, mientras la madre desangrándose en la camilla sonrió y el padre disparado se fue al kiosco abandonado y lejano a comprar cigarrillos.
El tajo fue abriéndose y con el tiempo sangrando y sangrando sin querer hacerlo. Deseando que esa sangre con olor  a podredumbre y muerte ya no la vaciara; muerte al aviso que prometía paraísos en los que ella jamás creyó.
¡La vida es tan inmensamente difícil cuando en los tajos sólo entran babosos gusanos!
¡Tajito!
¡Tajito frío! ... ¡tajito el tuyo!, ¡tajito el mío!
¡La vida es tan inmensamente difícil  cuando se nace con heridas tajantes abiertas y eternas!