viernes, octubre 03, 2014

Día Triste

Normal día triste
día largo de miles
de primaveras tristes
de miles de aromas
que ya nadie vela
con palabras blancas
que sin alas vuelan.

Día triste
de confesiones secretas,
de abrazos desencontrados
en una cocina pequeña,
pequeña verde y redonda
que llorò sus penas
que llorò sus hojas
de historias perversas.

Día triste,
más noches de penas,
penas ya sin gloria
que abusan y condenan
con silencios milenarios
callándolos abatidos
peregrinos agrietados
agrios desazonados.

Día triste
¿y què es la tristeza
si no es el pasado
que en el presente acecha
feroz
audaz
desangrado
sin estatuas esbeltas?

Hoy quedò en esa mesa,
la escuchadora de penas,
penas viejas y añejas
que en tus cien ecos resuenan.
Día triste
mientras se acaba la arena
que cae sin pausa
mientras grita tu ausencia
de no padre ni hijo
ni de persona buena.

Día triste acongoja
y devasta las venas.
¡quema!
pero que ¡bah!
¡si ya no soy una nena!
Sólo dìas tristes
aunque amanecen soleados
y aunque miran mis pasos
de surcos arrastrados.

Dìas tristes
que quedan
en sollozos fruncidos
en mustios retoños reprimidos,
sin retazos ni esencias,
sin olores a flores
sin miradas serenas

Días tristes
en tus cien mil primaveras.

Días tristes
en mis cuarto de luna llena.

Días tristes
de efímeras y obsoletas
plagas de almas en venta.