lunes, abril 21, 2014

Eclìpsame en Rojo

Esta noche,
cuando ya ni el ladrido de un perro
resuene en la distancia,
cuando los pàjaros aniden sin mitigar sonido en las terrazas.
Cuando mi escalera llegue a tu corazòn dormido,
pintarè mi luna,
pintarè tu luna de un rojo enfurecido de besos poseìdos;
de sangre efervecente saliendo de mi mente
hacia tu alma que reposa en silencio,
entre rosas que no pinchan ni solllozan;
son felices sosteniendo tus espaldas,
tus talones y mi falda
que levanto
que cabalga en tus sueños de montañas
mientras sigo mi tarea de enrojecer nuestra luna
que se moja en acuarelas
estremece mis ciruelas
mientras trepo por tus sueños
de manantiales soberbios
mientras beso tu seño
 para endulzarlo de suspiros apolineos
bien mortales de brillante rojo tupido.