jueves, marzo 20, 2014

Soy

Soy la mancha. Soy la mancha, la mancha terror. Soy tu mancha canciòn. Infante energìa la mìa por eso corro y corro detràs de aquel corazòn. Mancha deambulante, mancha mitigante, mancha que ya no conmueve a tus sentidos perennes ni a tus pistilos caìdos ni a tus sentidos dormidos. Soy la mancha, mancha algodòn corro y toco, toco y corro. No te mueves y no te toco. Algo me aterra y me desterra de tu hermetismo frìo, de tus palabras soleadas enredadas en nubes grises de tormentas anunciadas. Soy la mancha. Ya no corro. Soy la mancha en mis sollozos. Soy la mancha en tu distancia. Soy la mancha que no alcanza.
Ya no te escribo gran corredor. Escalofrìos en mi pabellòn Hoy sòlo mancho mis palabras con la ausencia de tus fotos y la presencia ingrata de tus recuerdos rotos. ¡Ya no mancha! ¡Ya no corro! Ahora me escondo en tu solitaria escondida, que jugamos de a dos sin vislumbres, sin energìa. Esperando a que me encuentres para permanecer en tu vida en donde ya no corra en la cual ya no me esconda. Y allì quedo en el rincòn del olvido sin perdòn del perdòn sin cicatriz en àrboles de algodòn.