viernes, septiembre 24, 2010

La energía se la come el cactus feliz
y sus espinas ya no pinchan nuestras venas...