miércoles, marzo 11, 2009

Torc-ido

torcido
tam b a lea nte en la p are d

ó/leo fét-ido
ó/leo hedi-ondo

crisantemo violáceo

oscurece a mi muro
derrumba a mi jardín nocturno

decadente

me
cobija entre sus flores mus-tias
y me
espanta
y me
vomita margaritas podridas
dentro
de mis bocaS
dentro
de mis pesadillas
que juré no volver a tener

lo observo allí tan
vivo
lo observo allí tan
desplegando muerte

soplándoME
gusanos
escupiéndoME
mi cara
toda su lugubrez
brincándoME
encima encima encima
sobre fálicos zapatos espinados
que penetran y penetran
una y otra vez
desangrando mi capullo

...y la sal se me vuelve a salir...

mientras no dejo de anhelar
que el fresco vuelva a equilibrarse
con
su paragüitas frágil y volátil
con
palabra sin penumbra
con
mis penumbras al sol