jueves, abril 24, 2008

Crisantemos


Intenté tantas veces volar fuera de este mundo;

sangrar y sangrar como lo hizo él aquella tarde de tibio sol,

sol que esperaba por su cuerpo...

tierra que también esperaba por su cuerpo junto a los pálidos crisantemos

al igual que el cuerpo de él....

él pertenecía a ellos

por eso es que siguió la hoja de ruta marcada en mis ojos y se fue.

El se fue con sus crisantemos.


Hoy,

su canto huele a flores,

huele a fresca brisa

que pasa detrás de mi me susurra y me peina en las alturas.


El viento trae su aroma junto con sus cenizas.


¡Quiero volar junto a sus cenizas!


¡Quiero oler a flores silvestres!...

visitar a blancas y rosadas nubes anhelo, y oler a flores....

sí, quiero oler a flores... fuera de este mundo...


oler a flores...