jueves, abril 24, 2008

Lona en las Alturas



Infancia sobre Casitas de Postes de Luz....

¡¡¡alguien las recuerda!!!


Vías, trenes, teléfonos, cartas....


Casitas de palos de luz, ¡¡tanto tiempo sin verlas por aquí!


Infancia infinitaaaa...pero triste.


Ahora, solamente vías que no sé a dónde llevan,

teléfonos que casi no suenan y cartas jamás enviadas.


Ibamos hacia el jardín Rosado, 916....

Tan infinitaaa esa triste infancia... pero tan "más feliz" que estas vías muertas, teléfonos cortados, correos clausurados.


Inmadurez permanente....

Inmadurez necesaria...

Inmadurez amiga del eterno olvido....

olvido necesario para soportar tantos días, días en que desearía que las horas pasasen más velozmente para que así los días acabasen y venga el pronto sueño....vuelvan los nocturnos sueños.


Pero....a pesar de todo....para qué.

Para qué esos sueños, inconclusos y frustrantes.

La frustrada espera que bombardea, espera tras la puerta que no abrió y no se abrirá.

Desde la ya remota infancia es que los domingos pero tambièn los demás dìas de la semana finita y estremecedora, se han vuelto melancólicos...

estos voraces días han ido mutando desde la infancia; aquellos domingos de espera tras la cerrada puerta; esos domingos que hoy sólo son tortura para mi ser, simplemente mutaron...


Esperas al lado de teléfonos inútiles... Esperas por escuchar palabras, por buenas noticias, por decir palabras...solamente esperas.... y...¿dónde quedaron las casitas de los postes de luz? Diganmé....dónde ha quedado tanto pasado.... Diganmé qué será de tanta tristeza que inunda a esta vida de espera....de espera...