jueves, julio 13, 2006

Filosofías de la Amistad


El pensador, Quiqué Buñuelos, nació en Changchun, en el año 1917. Desarrolló en el año 1931, junto a Zhu Xi la "Doctrina de la Escuela del Principio”. Esta escuela mantenía la moción de que todas las cosas estaban compuestas de dos elementos: principio o ley, que era un reflejo (Tai-Chi), y materia (Ch-i). Buñuelos ganó tres medallas de oro en los Juegos Olímpicos Zeúl 1988. Compitió en Sumo, Taichi, y Kendo. Los resultados, 3-1; 5-2; 7-4, lo dieron como único ganador indiscutido en las categorías cinturón rojo semáforo, amarillo patito y verde limón, noqueando por cuatro veces consecutivas en cada pelea y en las tres categorías, a su único contrincante y antiguo campeón mundial, Pelín. Se consagró con su famosa “Patadita de Chancho”, luego con “La Garza”, “El Baile del Cisne” y finalmente “El Truco F2 del Mortal Combat 5 para Pentium 480". Se pasará a decir que fue 18 años seguidos elegido mejor amigo en su escuela primaria. Como pensador este hecho lo llevó a plantearse, por qué algunos nacen con la dote especial de agradar y liderar teniendo cadenas de súbditos leales; Cuáles son las características que sobresalen para estar entre los mejores y por lo tanto, cómo se pueden seleccionar personas dignas de uno para adquirirlas como amigos; qué se debe mirar en el otro, cómo de debe hacer la mirada y cómo se debe evaluar si lo que se ve vemos es lo correcto y lo mejor. Por último se preguntó por qué en la escuela no reciben premios los ganadores en las categorías mejores amigos.
Según Buñuelos, "las posibilidades de conseguir un buen amigo no son muchas, dado que se deben buscar y dar un conjunto de condiciones para que ocurra (relación tiempo-espacio-masa)". Él recomienda dos pasos a seguir para un primer reconocimiento del futuro individuo seleccionado: correcta elección del espacio físico en el que se pasará a realizar la elección; la definición clara de las cualidades que se buscan para la selección.
Él dice que lo primero es replantearse si se está haciendo el trabajo de campo en el lugar adecuado para los fines y en el momento indicado. Dice que "no se puede pretender conocer a un futuro seleccionado si se lo busca en horarios a tras mano del común de las masas. Haciéndolo se corre el riesgo de encontrar raros, locos, ...Dice que tampoco es conveniente frecuentar lugares en los que la cantidad humana escasee como bibliotecas o museos".
En segundo lugar , dice que para llegar a "buen puerto", dice se necesita concretamente plantearse lo que se busca y sugiere importantes claves que darán las condiciones del buen amigo. Ellas son: que posea inteligencia pero sin menoscabar a la propia; que sepa escuchar con una amplia capacidad de resolver los problemas de uno; que tenga una amplia disponibilidad horaria para acudir a los llamados de uno pero no al extremo de ser un vago ya que de esta manera no se dispondría de su dinero 7 por sobre todo siempre dispuesto a prestarnos su ayuda. Su elegancia y buen gusto deben ser afines a las nuestras, pero es elemental que nos dejen en todo momento en el centro de atención. Por eso, él dice en sus estudios que para poder evaluar cada una de las cualidades pretendidas del seleccionado se debe realizar un estudio minucioso de la persona y por lo tanto un exhaustivo trabajo de campo antes de tomar cualquier decisión. No bastará con una mirada subjetiva, se debe probar empíricamente que cada una de las hipótesis realizadas es verdadera. No se debe fallar pues hay mucho en juego. Nuestra compañía no se puede malgastar. Por eso es necesario aplicar la fuerza de la ciencia para no fallar. Buñuelos, en su sabiduría nos dice, que el tener nociones de psicoanálisis es imprescindible para evitar errores en la elección. Debemos elegir a la persona con un óptimo grado de salud mental. Neuróticos, esquizos, histéricos, paranoicos abundan. Por eso es necesario estar alertas ante señales que provienen del inconsciente del evaluado y nos advierten.Buñuelos aplica en su metodología de evaluación, la psicología del psicoanálisis de Freud. Esta teoría dice que "existe un nivel inconsciente que nunca llega a la conciencia. El inconsciente solo se abre paso a la conciencia a través de asociaciones (por ejemplo sueños, actos fallidos, (equivocaciones u olvidos en la realización de cualquier acción y lapsus.). Gran parte del los enfermedades y trastornos de personalidad se deben al llamado complejo de Edipo en el cual el niño se hayaasituado en una especie de triángulo afectivo con relación a sus padres. De modo que está envuelto en deseos amorosos y hostiles con respecto a aquellos. Por eso indaguemos, Buñuelos dice, indaguemos en los sueños de nuestros evaluados y tengamos cuidado al leerlos. Si en seleccionado nos cuenta que soñó que tenía un gato a que nombró como gata y resultó no ser gata sino gato ¡cuidado! Aquí parece ser un sueño simple pero en realidad oculta un Edipo no solucionado. Nos dice que a él no le gustaban los gatos machos quería una gata hembra, pero de algún lado sacó al gato seguramente fueron sus padres los que se lo regalaron y por lo tanto odia a sus padres y de repente, en ese momento aplicando los conocimientos poseídos nos damos cuenta que a nosotros nos fascinan los gatos y tenemos siete: no conviene tenerlo como amigo. Se debe analizar todo, exhorta Buñuelos. Todas son señales. Por ejemplo el evaluado nos dice que "el padre quería que sea de River pero que él se hizo de Boca... ¡cuidado!, quizás no nos damos cuenta de analizar esta expresión y lo convertimos en nuestro amigo. Lo invitamos a nuestra casa que queda en Núñez un domingo que juega River Plate, que por nuestra puerta de calle pasa la hinchada con los trapos, directo para la cancha. Prendemos la radio y escuchamos de fondo el partido. Le enseñamos nuestro cuarto al invitado en el que hay colgado un poster enorme del Enzo. Nuestro pero se llama Ramón, y nuestro gato Diaz, y de cenar preparamos pollo al horno.... Claro, probablemente su complejo de Edipo no solucionado emerja y él explote y nuestra cabeza le sirva como saco de arpillera relleno no con arena sino con sesos al descargarse con él por todos los domingos de su infancia".