viernes, julio 14, 2006

"Después de aquel después"...




No soy dueña de los momentos vividos...
tampoco quiero serlo.
Cómo volver a regalarme palabras
mi cerebro y mis manos
agotados por sufrir sin sentido.
Me encadené a sus sueños pensando
que él quería compartirlos conmigo ...
pero no fue así.
Encadené mis manos lejos de las palabras
para ya no volverme a recordar mis tantas
tristezas pasadas y
queriéndome ocultar mis tristezas presentes,
reprimí mis lágrimas.
¿De qué soy dueña hoy?
¿Dónde perdí mi corazón?
Abandoné mis sueños en un cajón
y congelé a mi vida
por un amor imaginario.
Ahora,
después de aquel después,
ya lejos de mi,
¿quién soy?
No quiero ser dueña de los momentos vividos,
sólo quiero ser dueña de mi.
¿Dónde estoy?...
Salir de este calabozo ¡cómo!
Las paredes me aplastan;
el techo baja y baja
mientras la habitación se intoxica
y no hay salida.
¿Por qué tanta traición?
¿Por qué tanta soledad?
¿Por qué no encuentro el adjetivo
con el que pueda explicar
este nudo en mi garganta en mi estómago
y en mi corazón?
¡Quién me viene a rescatar!
Dios no vino
¿Estoy en el infiero acaso?
...